• Juan Pablo Lohlé

Argentina y los Derechos Humanos en la ONU

LINK A NOTA ORIGINAL


Probablemente los futuros estudios de los últimos cuarenta años de historia de nuestro país darán cuenta de los distintos alineamientos que tuvo la Argentina en sus relaciones internacionales.Este debate se amplifica en la actualidad por los efectos que trajo a nivel global la pandemia y ahora la guerra. La rivalidad estratégica entre Estados Unidos y China promueve el distanciamiento o el acercamiento del resto de los países hacia cada uno de los contendientes en la disputa del poder global.

Las relaciones de equilibrio son posibles para los países de mayor autonomía y desarrollo. En el caso argentino vemos incoherencias por tener posicionamientos confusos y contradictorios.Las necesidades económicas están en permanente contradicción con los objetivos políticos-ideológicos.

El Gobierno tiene la necesidad de crear un soporte ideológico para explicar el rumbo cambiante de la política exterior.Carece de unidad conceptual. Ello se define a partir de la idea de unidad en la diversidad. Finalmente es una cuestión de identidad. Si uno toma un tema tan significativo como los derechos humanos (DD.HH), vamos a ver que en el curso del tiempo sus defensores han podido cambiar y vuelto a cambiar, haciendo caso omiso a los principios en que se fundamenta la protección de tales derechos.

Existe un prestigio de nuestro país ganado durante la dictadura militar que violaba los derechos humanos. A partir de allí surge una política de la democracia. Sólo cabe recordar la misión de la OEA durante el gobierno militar que tuvo efectos inmediatos y hoy es reconocido por todos por la importancia que tuvo.

La actitud oficial con la OEA en la actualidad resulta desproporcionada de acuerdo a los hechos históricos . Su alternativa la CELAC aún no ha cumplido con las expectativas creadas .El objetivo es ir contra el imperio presente (EE.UU.) y hacerse los distraídos con el imperio naciente (China), fundamentalmente orientados por Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Próximamente habrá reuniones de la CELAC en Buenos Aires donde se podrá apreciar la magnitud y la efectividad de dicha organización, presidida temporariamente por nuestro país. Veremos si tienen un programa de acción que trate temas de relevancia de la región o solo mecanismos de protección y encubrimiento de las dictaduras existentes mezcladas con democracias populistas.

En la actualidad, el tema los derechos humanos se ha partidizado en el orden interno y ha perdido prestigio en el orden internacional y nacional. Para la política exterior del gobierno no se diferencian las democracias de las dictaduras. Nos une la diversidad .

Los argumentos sobre la mutación van desde el principio de no intervención en asuntos internos de otro estado, al respeto de la soberanía, a la diferencia de los sistemas políticos, a las distintas culturas e historias de cada país. De ese modo se evitan, luego de sesenta años, pronunciamientos sobre la violación de derechos humanos en Cuba, por ejemplo luego de la sublevación popular y represión de julio 2021.

También se retiró la denuncia ante la Corte Penal Internacional contra Maduro, acusado por ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias,tratos inhumanos. Tampoco la misión argentina participa en el Consejo de Derechos Humanos de las discusiones sobre Venezuela ni de los informes producidos.

Argentina votó a favor de la exclusión de Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la embajada en Ginebra ofreció luego una recepción a los embajadores de Rusia, China, Venezuela, Cuba y Paquistán, Sudáfrica, Bielorrusia, a pesar del resultado de la votación por abrumadora mayoría había que quedar bien con los rusos .

También cabe mencionar la misión argentina en la OEA en los casos de Nicaragua y Venezuela por la marcada tolerancia a los abusos en dichos países a todo tipo de derechos .

Lo que era una política de Estado se convirtió en una política partidaria y así se realiza y se comunica. En algunos casos las organizaciones de derechos humanos fiscalizan los actos de gobierno.También practican el oficialismo - opositor tan afecto a los distintos pliegues del kirchnerismo en su disputa del poder interno.

En este contexto, la Misión Permanente de Argentina en Naciones Unidas ha presentado como candidato para el cargo de Alto Comisionado para los Derechos Humanos al actual embajador en Ginebra, embajador Federico Villegas , en reemplazo de Michelle Bachelet que finaliza su mandato a fin de mes. Diplomático con estrechos lazos con el kirchnerismo. Ejecutor y encargado de llevar adelante la posición oficial del gobierno y sus organizaciones en el ámbito de Naciones Unidas.

También hay otros candidatos, por Austria Volker Turk muy allegado al Secretario General, y el representante de Croacia Iván Simonovic. No va a tener una tarea sencilla el nuevo alto comisionado.Sobre todo si uno ve las presiones qué hay en el tema de los derechos humanos y sus informes .Particularmente de China con respecto a la minoría musulmana de uigures en la provincia de Xinjiang.

Qué país podrá lograr la nominación, pronto lo sabremos.

Juan Pablo Lohlé es ex embajador ante la OEA, en España y en Brasil. Director del CEPEI

6 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo